Mushotoku, sin meta, ni espíritu de provecho

Dada la larga historia de utilitarismo que tenemos frente a los animales y la tradicional relación con los caballos, las veces que intento mostrar o enseñar la actitud necesaria para abordar a los caballos – luego de su recuperación- me encuentro que esto no es tarea fácil para la gran mayoría de las personas. Esto es comprensible puesto que aun cuando hayamos cambiado nuestra actitud o visión hacia ellos, lo viejos hábitos aflorarán, en principio, hasta que “encarnemos” nuestra nueva filosofía.
Debemos entender cuan desarrollada es la percepción de los animales y, si tratamos con caballos, que estos no son la excepción. No me refiero a los animales que vemos comúnmente, ni a los que han pasado por metodologías como Liberty Training, Klicker, Trick Training, K F Hempfling y demás sistemas de componentes fuertemente condicionantes. Aquí se trata de recomenzar con un caballo que ya ha probado su libertad y sabe que puede elegir, por esto la franqueza del proceso todo debe ser lo principal a resguardar puesto que, de lo contrario vamos a caer, sin darnos cuenta en algún truco de esos que ya he mencionado en mis análisis de las otros metodologías ecuestres alternativas. Recuerden que es muy fácil engañar al “público” o incluso a nosotros mismos pero el riesgo es que podemos perder rápidamente todo lo que hemos andado en esta dirección.
“Un joven, que vivía junto al mar, amaba gaviotas. Cada mañana al amanecer iba a la playa y jugaba con ellas. Cientos de gaviotas venían a él, revoloteaban a su alrededor y se quedaban cerca suyo sin volar. Su padre le dijo: – He oído que a las gaviotas les gusta jugar contigo. Atrapa algunas pocas para mí, así puedo jugar con ellas también -. A la mañana siguiente, cuando el joven fue a la orilla del mar, las gaviotas se abalanzaron sobre en el cielo, pero ninguna descendió a él. ” Lie Yukou
Hay un concepto, una manera de hacer las cosas que en el zen se define como Mushotoku, (que significaría algo así como, sin meta, ni espíritu de provecho) que creo que fundamental para desarrollar esta nueva actitud en los que tenemos viejos malos hábitos con los caballos. Alexander suele decir “Cuanto más fuerte es tu deseo de resultado, más se te escapa este. La principal habilidad mientras trabajas a la mano es la de no desear resultado alguno” A Nevzorov
                                                                                                                David Castro
SAMSUNG CAMERA PICTURES
Juan y Gavilán compartiendo el Tilo
Anuncios

El miedo y el control

kalleytraining

Cuando hablamos de amor y respeto por los caballos, en el fondo estamos hablando de relaciones vinculares, como cualquier otra, desprovistas de arrogarnos derechos de posesión o control. Algunas personas usan las palabras y conceptos de los que estoy hablando como una excusa para dominar, controlar o someter a caballo. Pero no tiene que ser así, existe la posibilidad de actuar y sentir de otro modo. Para ello se necesita comprensión de esto que estoy señalando y compromiso, pues generalmente caemos en algún tipo de manipulación rápidamente , sin darnos cuenta. Se necesita confianza -y tal vez un poco de fe en el otro o en el amor- en que no hay otro camino mejor que el del respeto y la libertad.

En definitiva sin esa confianza y algo de valor sucumbimos ante el miedo o pequeños temores y comenzamos a controlar a nuestro amigo caballo. Pero el control es lo contrario a la libertad e incluso contrario al amor. El miedo y la intolerancia nos han llevado muy lejos de la comprensión de los caballos, el caballo es un animal grande y fuerte y eso intimida a mucha gente, es por eso que existen tantos métodos de control. Y esto no es solo consecuencia de algo histórico, que viene de la tradición y esta cambiando hoy. Todo lo que se conoce sobre los caballos hoy día se está usando para crear nuevos métodos de control. Solo analicen las nuevas domas naturales, racionales, no violentas o similares y verán gran cantidad de conocimiento sobre como “son” los caballos, aplicado a su sometimiento y su control. Aun en estos nuevos y bien intencionados intentos de relación lo que prevalece es el miedo. Este nos lleva al control y lejos de la comprensión y del amor.

David Castro