Los caballos Maestros

Caballero Templario
Caballero Templario
“La simple lógica de Alexander se aplica a todos estos sucedáneos de un trabajo serio con nosotros mismos al decir con una franqueza irrefutable. No importa cuan espiritual seas o místico , el caballo te va a valorar por lo que hagas con él. “La investigación sobre la “psicología profunda del caballo”, los diferentes tipos de prácticas “extra- sensoriales” o chamánicas no son las cosas más importantes. Son atractivos y pueden ser necesarios en el trabajo de Escuela con un caballo, pero todo surge inicialmente de la fisiología y la anatomía.
Usted puede aprender de memoria las enseñanzas de Pluvinel y Fiachi, se puede llenar a sí mismo, de la cabeza a los pies, con amuletos Lakota. Puede aprender todos los encantos del “Falling coyote” o de la “Horse enciclopedia”, pero si simplemente causa algo de dolor o incomodidad al caballo, él no va a hacer amistad con usted.” Alexander Nevzorov
Creo , entonces, que a este respecto aquí no puede haber excusas tampoco, por más que el tema sea el desarrollo humano o la espiritualidad. La lectura del alma o de la psiquis humana , las prácticas psicológicas o las chamánicas no pueden ser una excusa más para maltratar a los caballos. Pero voy a continuar, pues esto ya lo he explicado con detalle en mis libros”. David Castro
Seguir leyendo aquí

La responsabilidad de una verdadera formación

Comentario de Anahi Zlotnick, veterinario y especialista en masajes equinos

Comentario de Anahi Zlotnik, veterinario y especialista en masajes equinos

Sin que suene a falsa modestia, considero que mi estudio de los caballos es el básico y fue el necesario como para permitirme entender, no sólo a los caballos , si no su situación actual. Es mi compromiso y tarea diaria seguir estudiando, investigando y formándome, es más lo considero una responsabilidad para quienes además decidimos dedicarnos a la enseñanza y la difusión de una alternativa  respetuosa. Es muy triste ver a tantos amateurs aprender tres o cuatro técnicas de sometimiento no violento, como desean llamarles, y dedicarse a dictar cursos y clínicas. Hace poco me enteré que algunas de las páginas con más seguidores en las redes sociales están a cargo de adolescentes con poco o casi nula formación hipológica. La verdad es que esto no me sorprende pues deviene de la tradición ecuestre ignorante y superficial de los últimos tres siglos, pero si me apena realmente ver tanta gente ávida de consumir sólo fotos bonitas y aforismos sobre los caballos y no una formación acorde a lo que sus caballos requieren.

David Castro, autor de El Silencio de los Caballos